jueves, 26 de diciembre de 2013

So quitely we lost another year

En cuestión de aficiones y tiempo libre, cuesta asumir que uno no llega a todo y ha de priorizar. En ese proceso, la música es mi principal sacrificada. La escucho a todas horas, pero más que de novedad, tiro de lo ya conocido, al contrario de lo que me sucede con los tebeos, libros, películas o series de televisión, en los que sí estoy mucho más al día de lo que va haciéndose. Mi seguimiento de los discos lanzados durante el año es exiguo, pero suficiente para dar siempre con alguna joya. Este año, de tener que elegir uno, me quedaría con el Ghost on Ghost de Iron & Wine, con su pop refinado y exquisito. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario